Salvar los océanos es algo que nos corresponde a todos. Los mares enfrentan muchísimos problemas, la mayoría de ellos a causa de los humanos. Pero en medio de todo ese lamentable panorama hay una esperanza de cambio. Y en esta ocasión veremos algunas muestras.

El plástico: Uno de los mayores problemas


El plástico es uno de los principales problemas que enfrenta la labor de salvar los océanos. Y uno de los factores que lo vuelve tan peligroso es la facilidad con la que se extiende uno de los mayores agentes contaminantes.

De hecho, diversas organizaciones han llegado a estimar que aproximadamente en 2050 podría haber más plástico que peces en el mar.

No es de extrañar, considerando que representa más del 60% de la basura marina.

el plástico en los oceanos

¿Cómo afecta el plástico a los océanos?


En principio suele pensarse que el plástico no hace más que contaminar las aguas y las costas. Es una creencia generalizada, pero errónea. Sucede que afecta de manera considerable a los animales que habitan el mar.
Cuando alguno de ellos se topa con artículos de plástico corre el riesgo de quedar atrapado en ellos. Es algo muy común. Por si fuera poco, muchos van hasta estos pensando que son comida, y al ingerirlos terminan intoxicándose.

A la vez, este agente contaminante tiene repercusión también sobre las personas. En primer lugar, porque al alimentarse de la fauna marina se están exponiendo al plástico.

Así mismo, se ve afectada la economía. El valor de los envases plásticos se reduce a menos del 10%. Por su lado, todos los sectores que dependen de actividades marinas sufren una disminución en sus ingresos.