¿Cómo viajaremos en el futuro? Es una pregunta que me ha surgido hoy mismo después de ver una charla TED de una de las directoras de SpaceX, la empresa fundada por el filántropo y visionario Elon Musk.

En esta entrevista Gwynne Shotwell, una de las directoras principales de SpaceX exponía que en apenas dentro de 10 años, seríamos capaces de viajar de Nueva York a Hong Kong en media hora, y esto sería capaz gracias a los viajes a cohete, los cuales reducirían bastante el tiempo.

Nada más lo he escuchado me ha parecido una idea impresionante, y me estaba preguntando cómo no a nadie se le había ocurrido esto antes. Pero ha pasado media hora y me he puesto a pensar, en todos los factores que podrían arruinar por completo esta iniciativa, y la verdad es que son muchos.

Primero y más importante es el ruido, ¿alguien ha visto alguna vez el vídeo del despegue de cohetes en Cabo Cañaveral? Si habéis visto alguno os habréis dado cuenta de que estos despegues son extremadamente ruidosos, y eso que desde donde se ven es la otra orilla. Y, ¿a quién le gustaría tener constantemente cohetes muy ruidosos despegando y aterrizando cerca de sus casas?

Además, está el factor de que nos estamos dando cuenta de que debemos utilizar combustibles más eficientes con el medioambiente, y desde luego cohetes como el Falcon Heavy que son en su 95% combustible, y de este porcentaje un 35% es dióxido de carbono, no son la solución. Ya que, utilizándolos estaríamos haciendo imposible la transición a energías sostenibles que tanto persigue fundador de esta compañía.

Desde mi punto de vista, la rapidez con la que vuelan los aviones hoy en día es más que suficiente. Por eso proyectos como el Concord no han llegado a triunfar. El gran reto es seguir viajando a esta velocidad haciendo el transporte más seguro y eficiente. De tal forma que al viajero le resulte más fácil desplazarse, no como ahora que tenemos que hacer colas interminables en los aeropuertos.

Para finalizar, quiero dar a entender que no estoy en contra de este tipo de tecnologías, ya que son imprescindibles para poder llegar a lugares lejanos como Marte y para convertirnos en una especie multiplanetaria, pero desde luego no son la solución para intentar arreglar este planeta.

 

spaceX